¿Ruidos fuertes? Estas son las concecuencias

2521
¿Qué es la contaminación acústica?
¿Qué es la contaminación acústica?

¿Qué es la contaminación acústica?

La contaminación acústica se genera cuando en un ambiente determinado el sonido cambia la condición normal de audición. Si bien no se acumule en el medioambiente, como otros géneros de contaminación, causa múltiples daños al cuerpo y a la calidad de vida de las personas.

El ruido es el que más contribuye a la contaminación acústica. Se debe al sonido excesivo de las industrias, las obras de construcción, los medios de transporte, las zonas recreativas, etcétera. Estos ruidos provocan efectos negativos en el sistema auditivo de las personas, aparte de provocar cambios de comportamiento y orgánicos.

Recomendaciones importantes
Recomendaciones importantes

La OMS estima que un sonido debe continuar en hasta cincuenta db (decibelios – unidad de medida del sonido) para no ocasionar daños a los humanos. Desde cincuenta db, empiezan los efectos negativos. Ciertos inconvenientes pueden acontecer en un corto plazo, otros tardan años en apreciarse.

Efectos negativos de la contaminación acústica sobre la salud humana:

  • Insomnio
  • Agobio
  • Depresión
  • Pérdida de audición
  • Agresividad
  • Pérdida de atención y concentración
  • Pérdida de memoria
  • Cefalea
  • Incremento de la presión arterial
  • Cansancio
  • Gastritis y úlcera
  • Caída de los ingresos escolares y en el trabajo
  • Sordera (en casos de exposición a niveles muy, muy altos de ruido)

 

Efectos negativos de la contaminación acústica sobre la salud humana
Efectos negativos de la contaminación acústica sobre la salud humana

Recomendaciones importantes:

Para eludir los efectos dañinos de la contaminación acústica es importante poner en práctica los siguientes consejos: eludir lugares con mucho ruido; percibir música en volumen de bajo a medio; no quedarse sin protector auricular en lugares de trabajo con mucho ruido; oír música en el móvil inteligente o bien mp3 player en volumen bajo; no vocear en lugares cerrados; eludir lugares con aglomeración de personas conversando; sostenerse lejos de las cajas acústicas en los conciertos de rock y cerrar las ventanas del vehículo en lugares de tráfico demasiado ruidosos.