Chía, mejorando tu nutrición

1506
Chía, una semilla nutritiva
Chía, una semilla nutritiva

Conocida por ser una pequeña semilla con un alto poder adelgazante, y por su acción de saciedad, la chía asimismo tiene más calcio que un vaso de leche, aparte de tener un alto contenido de proteínas. Lo que quiere decir que sostiene los niveles de nutrientes del cuerpo conveniente, aún cuando estás en una dieta restrictiva. Las semillas tienen nutrientes, como: Omega tres, fósforo, magnesio, potasio, hierro, cinc, cobre y manganeso.

«LOS DIETISTAS ACONSEJAN QUE LA PORCIÓN DIARIA SEA DE VEINTICINCO GRAMOS»

Otros beneficios de la chía son la desintoxicación del organismo, la reducción de la ansiedad, el control del colesterol y los triglicéridos, como la prevención del envejecimiento precoz, el fortalecimiento de los músculos y la prevención de la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

Chía
Chía, una semilla milagrosa

Aparte de los factores nutricionales y para la salud, la chía ofrece distintas formas de ser consumida mezclándola con distintos comestibles o bien recetas.
Si tiene contrariedades para incluir la chía en su dieta o bien como componentes de recetas, hay una posibilidad de comerla como un gel.
Al entremezclar la semilla del chía con agua, forma una suerte de gel, o bien jalea, que es una reacción presente en las fibras solubles. Esta mezcla genera un retraso en el vaciado gástrico, haciendo que se tenga una sensación de saciedad. Además de esto, este gel ayuda en el funcionamiento del intestino y previne el estreñimiento.

«LA CHIA PUEDE PREPARARSE CON RECETAS VARIADAS»

Lo idóneo, al consumir la chía de esta forma, es dejar una cucharada de la semilla en remojo en un vaso con por lo menos sesenta ml de agua a lo largo de unos treinta minutos. Y no aguardes mucho para consumirlo. No se aconseja guardar la mezcla.
Otra alternativa de consumo es la harina de chía, que se hace desde la trituración de la semilla y sostiene todos y cada uno de los nutrientes del grano. Esta harina puede formar parte de sus recetas de masa de pasteles, tartas, panes, etcétera, o bien aún para poner sobre frutas y yogurt. Al mudar la harina de trigo por la de chía, se agregan múltiples nutrientes a la nutrición.

Un dato valioso es agregar la semilla en jugos o bien batidos. De este modo, se aprovechan los nutrientes de las frutas y se incluye una buena cantidad de nutrientes. La chía asimismo aumenta el efecto antioxidante de las frutas, lo que ayuda a combatir el envejecimiento y a prevenir el cáncer.
Los dietistas aconsejan que la porción diaria sea de veinticinco gramos, lo que equivale a una cuchase de postre. Tenga cuidado si la cantidad pasa de eso, por el hecho de que La chía es muy calorífica.

Asimismo vigile su forma de consumo de semillas. Como tiene una característica de absorción de agua, la chía puede expandir el peso hasta siete veces. Esto puede acontecer, sobre todo, cuando se ingiere la semilla seca y después se toma agua. Así, el grano puede expandirse y colapsar el esófago, impidiendo que el organismo ingiera cualquier líquido o bien aún comestible, en tal caso ni tan siquiera la saliva se ingiere. Lo indicado es jamás consumir la chía seca.
Además de esto, las personas diabéticas, hipotensas y también hipertensas deben tener cuidado, especialmente si se encuentran medicadas, pues la chía acaba teniendo exactamente el mismo efecto que los fármacos.

Chía
Chía, una semilla con variedad de recetas