Conoce las enfermedades más peligrosas para el embarazo

3114
enfermedades más peligrosas para el embarazo
enfermedades más peligrosas para el embarazo

El instante del embarazo es muy soñado por muchas mujeres, por lo que el cuidado de la salud es esencial para la vida de la madre y del bebé. El cuerpo y el sistema inmunológico de la madre padecen múltiples cambios, y es fundamental tener precaución ahora esencial.

A continuación, presentamos cuáles son las enfermedades más conocidas que ponen en riesgo la vida de la mujer embarazada:

Infección urinaria

La posibilidad de que esto ocurra es grande. Se trata de un ardor y malestar al mear. Entre las infecciones ocasionadas por bacterias en el cuerpo humano, las de orina son las más habituales, conforme la literatura médica. Los cambios funcionales y anatómicos de los riñones y de las vías urinarias a lo largo del embarazo facilitan las infecciones, como el historial anterior y la diabetes. Si bien no causa dificultades de forma directa al embrión, si no se trata, puede ocasionar un parto prematuro. El inconveniente se advierte con un análisis de orina, que debe hacerse por lo menos un par de veces al año. Su tratamiento consiste en el empleo de antibióticos recetados por el médico (no te automediques).

Enfermedad periodontal

La periodontitis es una infección ocasionada por el desarrollo de placa bacteriana bajo la encía, ocasionada por una inflamación de la membrana que rodea el diente. Las encías se llenen, rojizas, sangran, huelen mal y, en situaciones más críticas, aun pueden perder los dientes.

Al comprender los síntomas, la futura madre debe buscar un periodoncista. Si no se trata, la enfermedad puede provocar asimismo una aceleración del parto y provocar infecciones en todo el cuerpo. Una investigación efectuado recientemente con 334 embarazos descubrió que el 47% de ellos tenían la infección. El alto índice se atribuyó al precario estado de la higiene oral de la población investigada. Para sostener la salud bucal, la mujer debe visitar al dentista cada 6 meses y por lo menos una vez a lo largo del embarazo para una evaluación.

Enfermedad periodontal
Enfermedad periodontal

Vaginosis bacteriana

La enfermedad consiste en un trastorno que se presenta en la vegetación vaginal, elevando la cantidad de bacterias conocidas como Gardnerella vaginalis. Uno de los síntomas es un flujo en el órgano con fragancia fuerte. Esta infección está asociada con la rotura de la bolsa y el parto prematuro.

El inconveniente se diagnostica con el material recogido en la vagina y el tratamiento se efectúa por vía vaginal o bien oral. No es una enfermedad de transmisión sexual y no es preciso tratar a su pareja. Puesto que la inmunidad de la mujer está baja, la posibilidad de que ocurra esta enfermedad es grande. El estrés asimismo puede contribuir a la aparición del inconveniente.

Rubeola

La rubeola se confunde con otras enfermedades, en tanto que síntomas como dolor de garganta y cefalea son comunes a otras infecciones, lo que complica su diagnóstico. Si bien no es grave, la rubeola es particularmente peligrosa en forma innata. Puede aun dejar secuelas irreversibles en el embrión como glaucoma, catarata, malformación del corazón, difiero en el desarrollo, sordera y otras, siendo este el enorme riesgo. Se aconseja que antes que la mujer quede encinta, se haga una sorología para saber si es inmune.

Toxoplasmosis

Es una zoonosis, o sea, una enfermedad trasmitida al hombre por los animales. Para trasmitir la enfermedad, el gato debe ingerir oocistos esporulados de Toxoplasma en la carne cruda de otros animales conocidos como hospedadores intermedios o bien ingerir oocistos eliminados en las heces de otro gato infectado.

Toxoplasmosis
Toxoplasmosis

Citomegalovirus

Se transmite mediante la transfusión de sangre, de las vías respiratorias o bien de la madre al bebé. A lo largo de la gestación, esta enfermedad puede evitarse con los antivirales. Recordando que eludir la carne cruda o bien malpasada ayuda a prevenir la enfermedad, aparte de lavar bien frutas, verduras y legumbres antes de comerlas.

Hepatitis B

Para prevenir esto, es preciso estar al día con la vacuna. La transmisión ocurre en contacto con sangre infectada, en las relaciones íntimas e inclusive a través del parto, de la madre al bebé. La Organización Mundial de la salud no desaconseja la lactancia.

VIH

El parto vaginal puede hacerse si la cantidad de virus en el organismo – la carga viral – es menor que 1000 copias por mililitro. En caso contrario, la mujer debe someterse a una cesárea antes que entre en trabajo de parto para no inficionar al bebé.

Síntomas como fiebre, manchas en el cuerpo y dolor aparecen algunas semanas tras la infección. Al nacer, el pequeño precisa bañarse de manera inmediata para reducir el contacto con la sangre de su madre. El bebé no puede ser amamantado en el pecho, pues el SIDA asimismo está presente en la leche.

Candidiasis

Los síntomas cambian entre dolor a lo largo de las relaciones íntimas, escozor, escozor en el órgano genital y secreción blanquecina. En un caso así, el embrión no padece la infección, mas la madre siente malestar a lo largo de la gestación. El tratamiento se efectúa por vía vaginal con pomadas antifúngicas, conforme indique el médico especialista.

Sífilis

Si el virus llega a la placenta en los 3 primeros meses de gestación, puede provocar un aborto. Los síntomas son máculas en el cuerpo, lesiones, verrugas y úlcera vaginal. El peligro de muerte fetal cae desde la mitad del embarazo, mas prosigue siendo la posibilidad de parto prematuro. La transmisión se efectúa a través de relaciones íntimas sin emplear condón y transfusión de sangre. Los antibióticos por vía intravenosa son la cura para la enfermedad.