Hambre física vs hambre emocional

237
Hambre física vs hambre emocional
Hambre física vs hambre emocional

El hambre es la sensación física que tenemos cuando brota la necesidad urgente de comida, que trae estímulos como esa sensación de estómago vacío, aparte de despertar hormonas, como la parrilla, que es producida por el estómago, mas tiene la función de disparar la sensación de apetito de manera directa en el cerebro.

Por otro lado, la voluntad de comer o hambre emocional es un mecanismo que marcha de otra forma y está vinculado a la idea de recompensa cerebral. Un caso común está relacionado con el chocolate: cuando se ingiere el chocolate, se activan los centros de recompensa cerebral vinculados a la sensación de placer.

un comestible con mucha azúcar
un comestible con mucha azúcar

En la práctica, lo que pasa es que cuando estos centros de recompensa, tras percibir un comestible con mucha azúcar o bien grasa, actúan tal y como si estuviesen tratando con una droga, esto es, se liberan hormonas del bienestar, como la serotonina y la dopamina, que actúan como amplificadores de la voluntad de comer.

El mayor inconveniente que se presenta en el deseo de comer es la ingestión de exceso de calorías, lo que conduce a un incremento de peso. Esto es, el cuerpo está consumiendo considerablemente más de lo que precisa para sostenerse.

Esa voluntad que brota al final de la tarde (o bien otro horario fuera de lo normal para comer) de comer algo bien dulce o bien grasa produce un desequilibrio en su cuerpo.

Ahora, si sientes un apetito muy grande, debes repensar asimismo tu rutina alimentaria. Incluir ciertos bocadillos saludables a lo largo de los descansos de las comidas primordiales puede asistirte a supervisar el apetito.

el cuerpo está consumiendo considerablemente más de lo que precisa para sostenerse.
el cuerpo está consumiendo considerablemente más de lo que precisa para sostenerse.

No obstante, si observa que tiene muchas ganas de comer, por norma general pellizcando una cosa o bien otra a lo largo del día, primero debe regular el intervalo entre las comidas. Trate de introducir fibras en la nutrición, marchan bien en la cuestión de la saciedad. Otra alternativa es cambiar esas barras y chocolates por frutas.

Recuerde que su relación con el alimento asimismo puede tener un fondo sicológico. Observar y comprender sus hábitos es esencial para comprender de qué manera buscar ayuda. Piénsalo: ¿comes por ansiedad o bien compulsión?